cuidado de planta de interior

Muchas personas en la actualidad han incorporado las plantas en el interior de sus hogares  como una manera de complementar la decoración. Pero es importante saber que aunque las coloquen con una función decorativa, las plantas requieren de cuidados especiales para que puedan mantener esa apariencia naturalmente agradable que no únicamente beneficia al entorno, sino que además también son buenas para toda la familia. Por estos motivos os explicaremos los cuidados de plantas de interior

Hay que entender que las plantas y las flores son ciertamente un complemento para muchos hogares sin importar su tamaño o su forma. Las plantas de interior son especiales porque proporcionan un ambiente acogedor y además agregan frescura al hogar, sin mencionar que pueden personalizar los espacios con muy poca inversión.

Las mejores plantas de interior

No hay que olvidar que las plantas de interior son aquellas que siendo de hábitat con clima cálido, tienen la capacidad de adaptarse a las condiciones de zonas más frías como es el caso del interior de las viviendas. Algo interesante que conviene mencionar tiene que ver con los tipos de plantas de interiores que son las más adecuadas. Por ejemplo, las plantas que son de altura grande son adecuadas para habitaciones grandes incluyendo areca, ficus, raphis, etc.

Tipos de plantas de interior

Para plantas medianas, lo mejor es optar por plantas como la dracaena, la zamioculca, chamaedirea, espidistra y el espatifilo, mientras que para plantas colgantes las mejores son los helechos. Ahora que si se trata de plantas pequeñas o para centros de mesa, las ideales incluyen a las orquídeas, las plantas crasas o el áloe vera.

Cuidado de las plantas de interior

Como se mencionaba al inicio, las plantas de interior

requieren de cuidados para que puedan mantenerse sanas y con esa apariencia naturalmente única. Hay que considerar que en términos generales, las plantas de interior requieren de mucha luz, sin embargo no suelen asimilar bien la luz del sol directamente. Del mismo modo no se recomienda colocar plantas en el interior del hogar en áreas con corrientes de aire ya que esto puede provocar la caída de sus hojas o provocar una falta de frondosidad.

Por lo que respecta al tema de la humedad, lo que se recomienda es que se rocíen las plantas de interior con agua utilizando un pulverizador de tal manera que se pueda imitar de algún modo la forma en que reciben la humedad en su entorno natural. Ahora bien, para contrarrestar la falta de esta humedad en el ambiente, sobre todo en

lugares muy secos será necesario incrementar la cantidad de agua de riego, sin exagerar. Esto hay que hacerlo cada vez que las puntas de las hojas de las plantas se vean secas o se empiecen a secar.

También es recomendable tocar primero con los dedos el sustrato o la tierra y evitar que la planta quede encharcada. También es aconsejable agregar fertilizando o abono líquido al agua de tal manera que las plantas nunca estén sin nutrientes. Lo ideal es que esto se realice cada 15 días, aunque siempre hay que tomar en cuenta las indicaciones del fabricante del fertilizante de acuerdo con la temporada del año.

Beneficios de las plantas de interior para la salud

Las plantas de interior como ya indicábamos antes no únicamente cumplen una función decorativa en el hogar, sino que incluso proporcionan beneficios a la salud de las personas. Cuando se tienen plantas en el interior, estas ayudan a limpiar y renovar el ambiente ya que con los rayos solares, las plantas llevan a cabo el intercambio de gases, además que tienen la capacidad de absorber el dióxido de carbono y expulsar el oxígeno, con lo cual disminuyen los niveles de gases tóxicos y al mismo tiempo purifican el aire que se respira.

Las plantas en el interior del hogar tienen la capacidad de reducir el polvo y los ácaros que se encuentran suspendidos en el aire, además que incrementan la cantidad de humedad en el ambiente. No solo eso, las plantas de interior contribuyen con la absorción de gases nocivos presentes en el humo del tabaco. También pueden reducir el ruido de la zona donde se encuentren, sin mencionar que además pueden generar una sensación de bienestar gracias a su efecto relajante, al mismo tiempo que contribuyen a mejorar la concentración.

Las plantas de interiores se recomiendan para oficinas y sitios de trabajos en donde se utilicen aparatos electrónicos debido a que las plantas tienen la capacidad de absorber las radiaciones emitidas, así como la electricidad estática.

Es muy importante tener en cuenta que la ausencia de luz es una de las principales razones por las que las plantas de interior se muestran con una apariencia desagradable. En este sentido es importante mencionar que no todas las plantas se comportan del mismo modo, sin embargo generalmente lo más indicado es colocarlas cerca de un balcón, una ventana o una galería donde puedan recibir suficiente luz para poder realizar la fotosíntesis.

Consejos para las plantas de interior

Si las plantas no reciben la suficiente luz, entonces por si solas buscaran obtener la luminosidad alargando sus tallos de una manera anormal, con lo cual producirán hojas más grandes. Lo que se puede hacer para evitar eso es corregir su ubicación antes de que sus hojas se vuelvan amarillas o que terminen por caerse.

También hay que tener cuidado con el exceso de agua ya que si bien al ser plantas de interior es lógico que requieran de un riego menos frecuente. Las plantas que se tienen usualmente en el jardín o en la terraza, se riegan de forma abundante durante la época de verano, sin embargo el riego disminuye durante el invierno. Pero con las plantas de interior hay que tener en cuenta que se encuentran mucho más protegidas y no se ven afectadas tanto por las estaciones.

Por supuesto que las plantas de interior deben ser regadas, sin embargo el riego debe hacerse en menor medida en comparación con una planta de exterior. Si se tienen dudas sobre cuándo regar las plantas de interior se puede comprobar la tierra para determinar qué tan húmeda se encuentra y que se esa manera no se agregue demasiada agua ya que esto es contraproducente.

Finalmente no olvidad que los cambios bruscos de temperatura o las corrientes de aire pueden ocasionar problemas a este tipo de plantas. Lo ideal es que se tenga una temperatura ambiente de entre 15 a 25°C, sin dejar que se presenten cambios de temperatura muy pronunciados.

 

 

Etiquetas: ,