enviar-flores-zaragoza

Aunque para cualquiera es fácil enviar flores a domicilio, pocas veces nos detenemos a pensar todo lo que ha tenido que pasar para que esas flores estén disponibles en la floristería y tengan la apariencia perfecta.

Aunque hay muchos factores involucrados, la realidad es que la lluvia es sin duda el elemento más importante para garantizar que las flores crezcan y se presenten con esos hermosos colores que todo mundo les encantan.
 
 

La importancia de la lluvia para las flores

Las personas que cultivan flores en sus jardines tienen varias formas de regar todas sus plantas y entre ellas se encuentran usar una manguera, aspersores o una regadera. Pero no cabe duda que la forma más natural de que las flores reciban el agua que necesitan es a través de la lluvia.

La importancia de la lluvia para las flores tiene que ver con el hecho de que cada vez que llueve el suelo se humedece, proporcionando la cantidad suficiente de agua a todas las plantas y las flores.

Una de las principales ventajas del agua de lluvia respecto a otros métodos de riego tiene que ver con que la lluvia no contiene cloro, algo que aunque mínimo, es perjudicial para las flores. Otra cosa importante que hace la lluvia sobre las flores es que las limpia de una forma completamente natural y sin la intervención del ser humano.

Esto sucede a través de las gotas de lluvia que golpean las hojas y los pétalos de las flores, llevando consigo toda la suciedad y el polvo acumulado que se adhiere a ellas durante los días y temporadas del año más secas y calurosas.

Y no solo eso, cuando la lluvia se prolonga por mucho tiempo, se filtra más profundamente en la tierra, lo cual es muy bueno ya que arrastra consigo los nutrientes que se encuentran en las áreas más superficiales y los acerca a las raíces que se encuentran a mayor profundidad.
 
 

Gracias a la lluvia se pueden enviar flores a domicilio

Aunque parezca algo absurdo, de hecho no lo es ya que sin la lluvia las flores tal como las conocemos simplemente no existirían. Son plantas que requieren de agua no solo para sobrevivir sino para desarrollarse y florecer hasta el punto de que se convierten en hermosos elementos que posteriormente utilizamos para regalar o decorar.

En Floristería La Rosaleda hacen envíos de flores en Zaragoza e incluso es una floristería abierta los domingos gracias a que precisamente cuentan con las mejores flores con la mejor calidad.

Para asegurar que las flores luzcan la apariencia que tienen, se requiere de una apropiada cantidad de agua de lluvia. Todos esos colores vibrantes y cargados de energía, solo pueden conseguirse cuando las flores han recibido la suficiente agua de lluvia combinada con otros factores como la luz solar y los cuidados tradicionales.

Y no estamos hablando de una pequeña cantidad de flores, son una gran cantidad de cultivos en diferentes regiones donde se requiere de la presencia de la lluvia para que puedan florecer y desarrollarse hasta convertirse en las preciosas flores que todos disfrutamos en ocasiones especiales.
 
 

¿Por qué las flores necesitan la lluvia?

Las flores necesitan la lluvia porque esta es indispensable para llevar a cabo el proceso de fotosíntesis y también porque se trata del único elemento mediante el cual las distintas sales presentes pueden disolverse en la tierra. Las raíces de las plantas que producen las flores absorben el agua del suelo, la cual posteriormente es llevada a través de la planta.

Cabe mencionar que gran parte del agua es absorbida a través de los filamentos de las raíces, los cuales son pequeñas raicillas que tienen la capacidad de penetrar en el suelo y crecer alrededor de las raíces, con lo cual incrementan la zona de la superficie de la raíz. Como ya se mencionaba, el agua de lluvia que cae al suelo actúa como un disolvente que transporta minerales del suelo a través de la planta.

De esta manera cuando la tierra se seca, el crecimiento de las raíces se reduce, mientras que si el suelo esta muy saturado de agua, las raíces literalmente podrían ahogarse. Debes saber que el agua es esencial para la vida vegetal, no solo se requiere para sobrevivir, sino también para absorber los nutrientes. Se sabe que las plantas son un 90% agua, por lo que este elemento es transportado a toda la planta de la flora de una forma casi continua para asegurar que todos sus procesos vitales sigan funcionando.

El agua de lluvia también es necesaria para las flores ya que la división celular y la expansión de las células son requeridas para el crecimiento de las plantas. Es decir, las células crecen al absorber el agua, mientras que la división celular lo que hace es crear células adicionales, al tiempo que la expansión de las células provoca un incremento en el tamaño de la célula. Por lo tanto, cuando la cantidad de agua de lluvia que reciben las plantas de flores es limitada, particularmente en los periodos de crecimiento, el tamaño final de estas células disminuye.

Esto se traduce en que la planta de la flor produzca una menor cantidad de hojas y además de un menor tamaño. Las flores pueden resentir la ausencia de suficiente agua en la intensidad de sus colores o la fortaleza general. La falta de agua en las flores reduce el crecimiento de nuevos brotes y hojas, sin mencionar que al no recibir este líquido vital, las flores simplemente comienzan a marchitarse.

Las plantas de flores que reciben suficiente cantidad de lluvia, mantienen su forma gracias a la presión interna del agua que se conoce como presión turgencia. Si no existe suficiente cantidad de agua de lluvia, esta presión disminuye, provocando con ello que las flores se marchiten.
 
 

La lluvia el aliado perfecto de las flores

Ahora sabemos la importancia que tiene la lluvia para que las flores no solamente “florezcan” como debe ser, sino también para que mantengan esas características distintivas que las hacen tan especiales y deseables. Si no fuese por la lluvia, sería mucho más complicado encontrar la gran variedad de flores que actualmente se encuentran disponibles y que se pueden usar ya sea para decoración o sencillamente para regalar a un ser querido.

 

Etiquetas: , ,